La mujer Latina y la Ciencia actual

Los cambios que ocurren a nuestro alrededor pueden significar el comienzo del verdadero humanismo o pueden significar también un importante retroceso de los „pocos“ logros alcanzados hasta ahora para que la mujer sea tomada más seriamente en el campo científico latinoamericano. Pueden constituir un impedimento de avanzar hacia formas de convivencia más desarrolladas y progresadas de acuerdo con las transformaciones que se están introduciendo en nuestras vidas. Estos cambios a los que nos referimos y que están modificando la vida social cotidiana de los individuos y grupos son debidos a la irrupción de las nuevas tecnologías de la información y de las comunicaciones en la vida social, económica, política, cultural y ética de las sociedades actuales.

Las razones femeninas

Son varias las explicaciones que las propias científicas esgrimen cuando analizan los obstáculos para iniciar una carrera en ciencias, permanecer en ella o ascender profesionalmente.

Además de la dificultad de compatibilizar las demandas laborales con la exigencia familiar, la productividad científica en términos de publicaciones se ve también afectada por la maternidad.

Este fue uno de los puntos abordados durante el encuentro Mujeres y Ciencia, realizado en julio en el marco de la 58ª Reunión de la Sociedad Brasileña para el Progreso de la Ciencia.

„El investigador que pasa dos años sin publicar, pierde espacio y prestigio“, dijo a la Agencia Fapesp Hildete Pereira, economista de la Universidad Federal Fluminense, quien hizo un llamado „a crear mecanismos en la comunidad científica que no castiguen la maternidad y el alejamiento de la mujer durante tal período“.

El escaso reconocimiento de la propia comunidad científica es otra de las trabas para la consolidación femenina.

Según Meza, esto se refleja en que „aún hay actitudes de discriminación en el medio laboral, como considerar que las mujeres sólo pueden realizar labores secundarias o de apoyo“.

Esto lleva a un círculo vicioso: la escasez de mujeres en cargos de decisión dificulta la implementación de políticas y medidas que estimulen una mayor participación femenina en ciencia y tecnología.

Buscando enfrentar el problema, científicas de la región han estimulado la discusión sobre el papel de las mujeres en la ciencia a través de foros y estudios, además de generar redes de intercambio a nivel regional, chicas hay que moverse!

 

Autorin: Karla Scheffler